Compartir

Por mala política de Petroperú estaría a punto de cerrar refinería de Pucallpa

A la fecha cuenta solo con el 5.2 % de insumo respecto a su capacidad total de producción.

Un Gobierno debilitado que se juega la permanencia día a día no puede darse el lujo de ser origen de conflictos que devengan en protestas, paralizaciones, tomas de carreteras, enfrentamientos y muertos. Pero eso es justo lo que viene incubándose en la región Ucayali por una inexplicable gestión en el suministro de combustibles, que tiene como responsable a Petroperú.

Y es que la región Ucayali cuenta a la fecha con una refinería que no se utiliza, pese a que cada vez es mayor la demanda de combustible en la selva central del país.

En la ciudad de Pucallpa, capital de la provincia de Coronel Portillo en la región Ucayali, se encuentra la Refinería Pucallpa de propiedad de Petroperú. La misma ha sido alquilada a la empresa Maple Gas Corporation del Perú SRL (MGCP) que a la fecha tiene un  horizonte contractual de siete años.

La refinería tiene una capacidad de producción de 3.3 miles de barriles diarios (MBD) y su configuración está diseñada para producir gasolinas y diésel principalmente, utilizando crudo ligero como el existente en la zona.

Originalmente los lotes abastecedores de crudo eran el 31-B, 31-D y 31-E, hoy a cargo de MGCP, pero con una producción magra, 172 barriles diarios.

Complementariamente ha utilizado como insumo, líquidos de gas natural (LGN) producidos en la localidad de Aguaytía (provincia Padre Abad, región Ucayali), en el lote 31-C, hoy a cargo de la empresa Orazul Energy Perú SA (OEP).

El lote 31-C, produce una media de 1.027 MBD de LGN, que comprende propano, butano y condensados. Con la mezcla de los dos primeros se conforma el gas licuado de petróleo (GLP), mientras que los condensados se utiliza para el proceso de refinación con el que se obtiene gasolinas y diésel.

Adicionalmente en la zona, específicamente en la provincia de Puerto Inca, que es limítrofe con Coronel Portillo (Ucayali), la hispano-árabe Cepsa opera el Lote 131, con una producción de crudo ligero que en el presente año ha llegado a 3.378 MBD, que es un insumo ideal para la refinería.

Existiendo todos recursos, hoy la Refinería Pucallpa solo dispone para sí, los 172 BD de producción propia de MGCP, es decir cuenta solo con el 5.2 % de insumo respecto a su capacidad de producción.

En esta situación, no es extraño que se anunciase el cierre de operaciones de la planta por falta de insumos, hecho que ya es de conocimiento público desde fines del mes pasado.

 

LOS MOTIVOS

¿Pero cuáles son las razones de la falta de insumos para refinería Pucallpa?

No hay que escudriñar mucho para conocerlos. La revisión de las cifras nos deja claro que tanto Cepsa, como OEP, tienen mucho que explicar.

El primero, Cepsa, podría abastecer al 100 % a la refinería con su producción y complementariamente podría hacerlo el segundo (OEP) con los condensados del LGN, como hacía hasta finales del año pasado.

La situación de hoy es que Petroperú adquiere el 100 % de la producción de crudo de Cepsa y de Condensados de LGN de OEP. El crudo se envía vía fluvial a Refinería Iquitos y los condensados vía terrestre a Lima a la Refinería Conchán, ambas de propiedad de la petrolera estatal.

En esas condiciones cabe preguntarse, ¿para qué tiene Petroperú la Refinería Pucallpa en alquiler, si es obvio que no podrá operar por falta de insumo? ¿Puede resolver unilateralmente el contrato de alquiler Petroperú sin transitar por un arbitraje?  ¿Cepsa hace ofertas de venta de crudo a MGCP en iguales condiciones que a Petroperú para los mismos volúmenes?

Otra de las preguntas lógicas es si todo esto se trata de una estrategia concertada entre Petroperú con Cepsa con la finalidad de ser socios en el Lote 192 para cuya operación necesita socio y luego entregar el alquiler de Refinería Pucallpa a la hispano-árabe.

En todo caso, no se entiende cuál es la racionalidad económica de la operación de compra de insumos en Pucallpa para llevarlos a otras locaciones y traerlos desde allí nuevamente a Pucallpa como combustibles.

Tampoco se conoce cuál es la discrecionalidad de los funcionarios de Petroperú para introducir datos en el modelo de refinación y obtener resultados sesgados, y qué relación contractual existe entre Cepsa y Petroperú.

Investigación

Lo real es que de las interrogantes que se plantean a consecuencia de la situación de la refinería de Pucallpa, subsiste la necesidad de que este tema sea inmediatamente investigado por las dependencias públicas pertinentes.

Aquí cabe la intervención de la Contraloría General de la República, de Indecopi,  el Ministerio de Energía y Minas y el portafolio de Trabajo.

De modo que es oportuna la intervención Unidad de Conflictos de la Presidencia del Consejo de Ministros. Debe entenderse que el cierre de operaciones significa el cese colectivo de  trabajadores con su efecto multiplicador en la zona.

También podría significar el potencial desabastecimiento de combustibles por las dificultades logísticas y el precio alto de la gasolina y el diésel porque hay que internalizar el costo de la logística fluvial y terrestre.

De todas maneras este es un perfecto caldo de cultivo para las protestas por descontento. Aún no se olvida  lo ocurrido el 2016 cuando Pucallpa estuvo paralizada en su totalidad, durante 11  días por un error masivo en la facturación de electricidad.

En enero Kurt Neumann, gerente general de Petróleos de la Selva (anteriormente Maple Gas Corporation del Perú SRL), explicó que la decisión de cerrar la refinería  fue adoptada por falta de crudo para refinar.

Neumann refirió que disponían de algo de crudo proveniente de los lotes (31 B, D y E), pero fue refinado a inicios de diciembre. Después la refinería quedó paralizada, por lo que se decidió paralizar sus operaciones.

También informó que la empresa usará la capacidad instalada de la refinería para almacenar y comercializar gasolinas y diésel de bajo azufre provenientes de la costa.

Coincidencia

El anunciado cierre de la refinería de Pucallpa se realiza casi un año después que Maple Gas Corporation del Perú SRL, haya anunciado (en marzo del año pasado) que se proyectaba la expansión de su refinería en Pucallpa y la búsqueda de nuevos pozos de hidrocarburos. CÉSAR GUTIÉRREZ

Dejar un Comentario