Compartir

Shirley Silva Padilla: su perfil psicológico preocupa

Shirley Silva enlutó a dos familias tras asesinar a sangre fría al dueño de un chifa al no querer pagar la cuenta y a un disjockey luego de una riña.

 

Shirley Leslie Silva Padilla, una joven de 22 años, desató una tragedia en San Juan de Lurigancho, al asesinar en una misma noche al dueño de un chifa (Freddy Marcas Elías) por no querer pagar la cuenta y a un disjockey (Diego Allens Marticorena Chombo) luego de una riña.

Su conducta a sangre fría ha conmocionado al país entero. Para la psicoterapeuta Carmen González, Shirley Silva, quien tiene antecedentes por posesión ilegal de armas, presentaría un cuadro de paranoia y una conducta psicopática.

“Estamos hablando de una persona con un trastorno mental, que está fuera de la realidad”, señaló la especialista en entrevista con el diario Perú21.

“Esto es el resultado de una crianza sumamente defectuosa, donde ella ha recibido maltratos. Estas personas son intolerantes y se frustran rápidamente”, agregó.

El interrogatorio de los investigadores pareció, más que una indagatoria policial, un diálogo coloquial. “Es una mujer que sufrió desde la infancia todos los males de la sociedad que pocos pueden imaginar”, dijo un agente de la División de Homicidios.

CONFESIÓN

“Le metí un ‘plomazo’ sin ver… de allí disparé un tiro al aire, en mi barrio, para que me dieran cien soles”, confesó Shirley sobre su primer crimen y que tuvo como víctima a Diego Marticorena, un muchacho que la acosó cuando bebía licor en la vía pública.

Este episodio ocurrió 40 minutos antes del crimen cometido en el restaurante de comida china, donde el dueño salió a recriminarle, luego de que un empleado se quejara de ella porque no quiso pagar los dos platos de arroz chaufa que había pedido.

“No me dieron pollo, quería que le pague y cerraron la puerta con llave. Le apunté pero no vi cuando le disparé. Luego nos fuimos a tomar a un bar y de allí ya no recuerdo nada”, dijo Shirley.

Dejar un Comentario